Dorada rellena con gambas y verduras

17 septiembre 2020 0 Comentarios

Una manera de comer pescado que siempre resulta una comida muy socorrida, rápida y súper sabrosa, la dorada es una estupenda opción para tomar pescado.

Hoy hemos preparado una dorada rellena con gambas aromatizadas con vino blanco. El proceso no puede ser más sencillo, se trata de preparar un relleno, el que más nos guste para colocar entre los dos filetes del cuerpo de cada una de las doradas.

INGREDIENTES

  • 🐟 2 doradas de ración (600 g. aprox. cada una)
  • 🦐 8-10 gambas o langostinos
  • 🧅 ½ cebolla
  • 🧄 1 diente de ajo
  • 🍷 75 ml. vino blanco
  • 🍶 Aceite de oliva virgen extra
  • 🧂 Sal y pimienta negra recién molida

PASO A PASO

Le pediremos a nuestro pescadero que nos prepare la dorada para rellenar, es decir, que retire vísceras y la filetee retirando la espina central. Ya en casa podemos retirar o no la cabeza, como más nos guste.

Lavamos ligeramente el pescado y lo reservamos. Retiramos las pieles de los langostinos y limpiamos los cuerpos.

Calentamos 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén amplia y cuando esté listo añadimos los caparazones de los langostinos. Los salteamos durante 1 o 2 minutos, hasta que cojan color y dejen su esencia en el aceite.

Este aceite lo emplearemos para cocinar luego el relleno de la dorada. Retiramos los restos de los caparazones.

Añadimos, a la misma sartén con el mismo aceite aromatizado de las pieles de los langostinos, la cebolla y el diente de ajo cortados en dados pequeños.

Pochamos la verdura hasta que esté blandita a fuego medio con un poquito de sal y pimienta negra, evitando que se queme.

Precalentamos el horno a 180º C durante 10 minutos, antes de acabar el relleno de la dorada. El horno con calor arriba y abajo.

Añadimos la carne de los langostinos y cocinamos durante 1 o 2 minutos. No debemos cocinarlos demasiado para que no queden duros. Incorporamos el vino blanco y la sal y dejamos que reduzca durante 2 minutos.

Regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra una bandeja de horno. Colocamos una de las mitades de la dorada con la piel hacia abajo.

Distribuimos por encima el relleno ligeramente escurrido de su salsa. Tapamos con la otra mitad de la dorada y regamos con la salsa del sofrito.

Horneamos con el horno a 180º C, con calor por arriba y por abajo, durante 14 minutos.

No os paséis con los tiempos, no queremos tomar la dorada pasada y seca. Con estas indicaciones te quedará perfecta.

De cualquiera de las manera nos quedará un plato de pescado totalmente de rechupete. Perfecto para acompañar con una copa de un buen vino blanco que aquí en las islas sabemos mucho de esos 🙂

Deje un comentario